Imprimir página

Caiño longo

Es una de las variedades tintas autóctonas más típicas del Ribeiro y la segunda en producción. Se caracteriza por su gran potencial aromático y no suele utilizarse como monovarietal pero es muy común como complementaria, aportando a los vinos complejidad e intensidad aromática.

Agronómicamente es una variedad productiva de porte horizontal, resistente a la sequía y que se adapta bien a terrenos poco fértiles, aunque con importantes necesidades de potasio. Su época de desborre es precoz y la época de maduración es media – tardía, resultando un ciclo algo largo. Admite podas cortas y necesita buena insolación pero no directa al racimo ya que es sensible al golpe de sol. Es medianamente sensible al Oídio, a la Botrytis y a la Excoriosis.

Características

Racimo

Tamaño Pequeño
Compacidad Media
Longitud pedicular Corto

Baya

Tamaño Medio - pequeño
Uniformidad tamaño Uniforme
Color epidermis Negra - azul
Forma del perfil Circular
Separación pedicelo Difícil
Grosor piel Gruesa
Pigmentación pulpa Ausente o muy débil
Consistencia pulpa Blanda
Suculencia pulpa Muy jugosa
Sabores particulares Ninguno
Formación pepitas Presentes

Sarmiento

Color Marrón oscuro
Relieve superficie Lisa - estriada

Más información

La maduración puede rondar los 12 % vol. conservando una buena acidez entorno a 6 g/l expresada en ácido tartárico, resultando vinos alegres que se expresan muy aromáticos, frescos y de estructura media.

Su utilización normalmente es como complementaria mezclándose con otras variedades de mayor estructura, si bien las elaboraciones monovarietales o como uva base no siendo aptos para criazas, proporciona vinos jóvenes muy interesantes con aromas intensos afrutados y florales, de paso amable y fresco.